DECORACION

03.03.17

Compartir en

 
Facebook
 
  Tweet
  Google +
  Email

Mas notas sobre

    

Tips y cosejos para pintar un dormitorio pequeño
 
  Si tenés un dormitorio pequeño, es posible que se vea más grande con ayuda del color. Pintado las paredes con los tonos y las combinaciones correctos podés hacer maravillas. Leé los consejos de los expertos de Sherwin Williams y logralo!  
 
 
 

Elegí colores claros, especialmente el blanco

Antes que nada, un dormitorio pequeño debe ser luminoso.  Una buena forma de lograrlo es con el uso de los colores suaves y del blanco (SW 6350, SW 6378).  Todos estos tonos ayudan a la iluminación, y no es porque necesariamente amplían los espacios visualmente, sino porque se ven más despejados y menos agobiantes. Para magnificar el efecto, utilizá parte del mobiliario del mismo color,  cortinas livianas y blancas o de tonos neutros suaves.

Los colores azules y verdes pueden ser una buena elección

Los colores fríos (SW 6464, SW 6498) pueden hacer que un espacio se perciba un poco más amplio  de lo que realmente es. No necesariamente hay que  pintar todas las paredes iguales, ni tampoco utilizar variantes muy oscuras. Lo mejor es decantarse por las  tonalidades medias y suaves. Estos colores combinan perfectamente con el blanco (SW 6476) creando espacios frescos y luminosos.

Alejate de los grandes contrastes

Un ambiente pequeño puede lucir amplio si se unifica el color, pintando todas las paredes iguales, incluso el techo puede ir en el mismo tono. Si el resultado te parece un poco aburrido, destacá una pared en un color de la misma gama un poco más oscuro.

Los colores neutros son siempre recomendados

Los neutros son bienvenidos siempre en ambientes pequeños. Un color neutro crea un clima relajado y armoniza con casi cualquier otro, por lo que podés  pintar las paredes de arena (SW 6071), gris suave (SW 6523) u otra tonalidad similar. 

 
 
Comentario Nombre o Nickname